Polos de Moras y Arándanos

¡Hasta luego verano!

Polos de Moras y Arándanos

El verano está llegando a su fin y este verano ha sido agradable y muy chill, con varias excursiones por España, tintos de verano en terrazas y, confieso, helados y polos de cena. Estos polos de mora y arándanos son mi despedida del verano.

Mientras investigaba técnicas de hacer polos caseros, aprendí varios trucos que las fabricas usan. Cuidado fabricas, ¡os tengo en la mira!

Lo primero y más importante es que cuanto más rápido se congelen los polos, más pequeños serán los cristales de hielo. Cuando hay cristales grandes, todo el sabor y las moléculas de azúcar se quedan en la superficie pero cuando son pequeños, el sabor y los azúcares se dispersan uniformemente.

“Genial, Daniela.” Debéis estar pensando. “¿Y como se congela la comida super rápido?”

Con nitrógeno líquido.

“Um…”

Sip.  El proceso se llama criopreservación, y no soy química pero suena caro. Y fastidioso.

Así que, ¿cómo podemos imitar criopreservación en casa para hacer polos tan ricos? Con agua caliente. Los líquidos calientes congelan más rápido que los fríos. En esta receta, no vas a calentar el agua sino todo los ingredientes. Muajaja.

También un toque de sal ayuda.

Por último, he descubierto que si echas un poco de gelatina se funden lentamente bajo el sol.

Que las fabricas tengan miedo porque hemos pillado sus secretos.

Fuente: Popsicles Flavors por American Association of the Advancement of Science.

Polos de Moras y Arándanos

POLOS DE MORAS Y ARÁNDANOS

Por Daniela Pimentel Furtado, Dulce y Natural

Tiempo total: 1 día

Para: 6 polos

Ingredientes

  • 50 gramos de moras y arándanos
  • 25 gramos de agua
  • 1 cucharada de gelatina (color rojo o morado)
  • 2-3 cucharadas de endulzante
  • 1 toque de sal

Instrucciones

    Primero, pasar las moras y los arándanos por un procesador de alimentos. Después preparar la gelatina. En una cacerola pequeña a fuego lento, hervir la gelatina y el agua durante unos minutos. Echar las frutas, apagar el fuego y pasarlo por un procesador de alimentos de nuevo y reencender el fuego pero solo calentarlo durante 2-3 minutos. Mientras está caliente, echarlo a moldes de polos. Poner los moldes en el congelador durante un mínimo de 12 horas.